Suscribete y te avisamos con nuevas historias! 

¡ Te avisamos con nuevas aventuras!

Hasta los Dragones de Komodo en una Scooter. Flores y su Trans Flores Highway

Era agosto de 2018, por fin llegó la hora comenzar ese increíble viaje que llevábamos meses y meses planificando, probablemente uno del itinerarios más completos que preparamos hasta la fecha, un viaje de 25 días de frenesí, sin un solo día de monotonía o aburrimiento.


En esta entrada os contaremos parte de ese viaje, donde nos propusimos recorrer la Isla de Flores, la isla donde habitan los famosos dragones de Komodo, de punta a punta, recorriendo la Trans-Flores Highway con unas scooters de 125cc. visitando lugares simplemente increíbles.





Partimos nuestro viaje desde Maumere, pueblo ubicado al este de la isla. ¿Llegar aquí? Un auténtico periplo. No por el hecho de que esta mal comunicado, sino por el lugar donde veníamos. Os lo contamos en la primera parte de este viaje: "El secreto mejor guardado de Indonesia"


Podéis llegar a Maumere en vuelo directo desde Bali, Makassar o Kupang, sino tendréis que hacer una corta escala.


Como buenos preparadores de viaje que somos, sin echarnos flores encima, habíamos contactado con el dueño del hotel "Lena House" en Maumere. Además de regentar el Hotel, se dedica a alquilar scooters (en nuestro caso fueron dos automáticas y una semi-automática) con opción de entregar la moto al otro lado de la isla, en Labuan Bajo. Así, tienes la opción de recorrer la isla a tu antojo y ritmo.


Como nota informativa, nos costó cada moto 100.000 IDR (5,8€) por día con una fianza de 400.000 IDR (23,2€) que nos devolvieron una vez llegamos a Labuan Bajo. Las scooters eran:


· Honda Vario Merah 125cc

· Honda supra x 125cc

· Honda Vario Hitam Verah 150cc



Así comenzó nuestra aventura de casi 10 días recorriendo de cabo a rabo la isla.


Día 1: Maumere - Kelimutu


La primera parada era el Volcan Kelimutu. Kelimutu es un volcán, cerca de la pequeña ciudad de Moni en el centro de la isla de Flores en Indonesia. Tiene tres lagos de cráteres volcánicos que difieren en color.


Desde Maumere a Moni recorrimos una preciosa carretera de montaña durante unos 96 kilómetros. Recordamos de manera muy curiosa el cambio de temperatura según la altura a la que estabas. Conduciendo, disfrutando del paisaje y parando en distintos viewpoints no te das cuenta de la altura a la que estas conduciendo, pero a medida que subíamos distintos puertos de montaña la temperatura baja incluso 10 o 15 grados y volvía a subir cuando perdíamos altura. Además, al haber tanta vegetación, hay mucha humedad en el ambiente.




Le dábamos mucha importancia a madrugar, la primera regla del motorista es no conducir de noche en este tipo de viajes. Generalmente no son carreteras en muy buen estado con lo que la en recorrer los 96 kilómetros, entre paradas y fotos pudimos necesitar casi 4 horas.


Llegamos casi de noche a Moni. Un pequeño pueblo, recolector de arroz que tiene bastante impacto el turismo del Volcán Kelimutu. No quizás tanto turismo internacional, sino turismo local. El plan era dormir y subir al volcán a ver el amanecer, despertándonos aproximadamente a las 3.45 a.m.


Tuvimos mucha suerte ya que donde nos alojamos, conocimos a dos matrimonios malayos que viajaban con un chofer privado que tenían, como nosotros, la intención de ver amanecer en el volcán la mañana siguiente. Esto hizo que la subida, de noche a las 04.00 a.m fuese mucho más sencilla, ya que simplemente seguimos el coche que llevaban los matrimonios y su chofer.